Cómo montar mi mueble nuevo

Consejos sobre qué hacer si quiero montar (con éxito y sin sufrir) mi mueble en kit

En muchas ocasiones la compra de muebles en kit para montar uno mismo representa un ahorro sustancial, lo que ha contribuido al auge de las tiendas de este tipo de mobiliario y consecuencia también de los blogs sobre bricolaje y los denominados do it yourself. Aunque los fabricantes se esmeran en poner las cosas bastante fáciles e incluyen unos más o menos inteligibles manuales paso a paso, a veces viene bien tener un poco de información extra.

Antes de empezar a hacer nada, lo importante: Las herramientas

Siempre es necesario un juego de destornilladores (o al menos un par de ellos de punta plana y estrella), un martillo y unos alicates. También una llave Allen, aunque puede que esté incluida en el kit de montaje.
Si estamos hablando de un mueble algo más complejo puede que necesitemos herramientas específicas para terminar de montar el kit o por ejemplo, si el lugar donde quieres colocar la estantería coincide con un enchufe, una sierra de calar te servirá para hacer un recorte en la parte trasera. Para estanterías, baldas y otras piezas en las que tengas que agujerear las paredes necesitarás una taladradora.

Materiales

Los kits de muebles que se montan en casa vienen con todos los herrajes necesarios para el montaje de la pieza, así que puedes ahorrarte la visita previa a la ferretería. Los componentes más habituales con los que te vas a encontrar son:
– Tornillos. Para los muebles en kit los más comunes son los de llave Allen.
– Espigas. Son cilindros estriados de madera que sirven para hacer uniones de tableros no desmontables o para reforzar uniones con tornillo.
– Tensores. Se utilizan para la unión de tableros en escuadra y permiten ser desmontados cuantas veces se desee. Están compuestos de un tornillo alargado y un taco de plástico o de metal.
– Guías. Se utilizan para cajones, baldas extraíbles o en general la parte móvil de las mesas elevables.
– Bisagras. Utilizadas para las puertas
– Clavos.

Búscate un ayudante y sigue las instrucciones

Por lo general (y dependiendo la calidad del ayudante), cuatro manos montan mejor que dos. Al menos para la sujeción de las partes a la hora de unirlas o para mantener un tablón estable y recto mientras lo atornillas, contar con una persona que te ayude va a facilitarte mucho las cosas.
Si no consigues a nadie no te olvides que siempre tienes a Biboss ;).

Primero saca de la caja los herrajes y comprueba que están todos. Suele ser así, pero a veces hay errores y es preferible saberlo antes de empezar.
Segundo saca las piezas del mueble e identificarlas antes de empezar, darse cuenta a mitad del proceso de que hemos colocado uno de los laterales en la parte trasera es muy frustrante y más habitual de lo que creemos.
Por último y consejo más importante de todos, siempre seguir las indicaciones del fabricante paso a paso es la opción más recomendable. La de guiarte por tu instinto es mucho más creativa, pero suele tener peores resultados.
Además, si tienes alguna foto del producto montado te va a ayudar mucho si tienes alguna duda de cómo montarlo.


¡Recuerda!
Si te parece complicado o simplemente no tienes tiempo, no dudes en pedir ayuda, publica la tarea en Biboss y consigue al mejor Solver.

Te presentamos la calculadora de Biboss para que puedas cotizar la tarea de montaje de mueble y no te lleves ninguna sorpresa.

+3